TIPOS DE CUCHILLOS Y SU USO

Los cuchillos son una herramienta imprescindible en cualquier cocina, pero no siempre utilizamos el más apropiado para los distintos cortes y los diferentes tipos de alimento, por ello, hoy vamos a resumirte los TIPOS DE CUCHILLOS que puedes encontrar y para qué son idóneos.

De los distintos tipos de cuchillos, el cuchillo más genérico es el cocinero. Se caracteriza por tener una hoja ancha y un filo fuerte y estable. Se utiliza de forma multiusos, además de limpiar cortar y picar verduras.

El cuchillo jamonero, es un cuchillo de hoja larga, flexible y delgada. Como su nombre indica, te servirá para cortar el jamón y, además, piezas grandes de carne.

Si buscas el cuchillo para quitar los huesos de las piezas de carne, entonces buscas el cuchillo deshuesador, con una hoja delgada y curva y un filo liso.

El cuchillo chuletero te ayudará a cortar filetes, chuletas y carnes asadas sin ningún esfuerzo gracias a su hoja delgada pero resistente.

El cuchillo típico japonés o cuchillo Santoku se caracteriza por tener una hoja ancha y afilada, aunque lo que más lo caracteriza son las marcas de su hoja que lo hacen antiadherente. Es multiusos y se utiliza para cortar y trocear verduras, carnes y pescados.

Para las verduras, encontramos distintos tipos de cuchillos, los especiales para pelar verdura, con una hoja curvada y muy fina, y los cuchillos para cortar, con sierra y dos puntas para poder cortar y pinchar.

Los cuchillos panaderos se caracterizan por tener una hoja larga y fuerte, además de un filo ondulado con dientes perfecto para romper la corteza del pan y cortarlo sin problemas.

Además de los tipos de cuchillos más generales, encontrarás cuchillos especiales para distintas tareas, como  los cuchillos para quesos y para mantequilla, el cuchillo de media luna o el cuchillo macheta.

Para mantenerlos siempre en perfectas condiciones, te recomendamos que laves el cuchillo inmediatamente después de usar y no los dejes nunca sumergidos por mucho tiempo. Para lavarlos, lo mejor es utilizar un jabón neutro. No los dejes nunca mojados y sécalos con un paño suave y absorbente.

Si además quieres tenerlos siempre a mano, encuentra en nuestra tienda la barra magnética perfecta para tu cocina, así como un buen afilador.