CERDO ASADO AL ESTILO IBICENCO

Enciende el horno y adéntrate en el maravilloso y versátil mundo de los asados, fácil de preparar, muy agradecidos. Aunque por el título pueda parecer que hablamos de una receta caliente, este cerdo asado al estilo ibicenco es una opción más pensada para tomar fría-templada como embutido en una mesa al centro, un entrante para ir picando antes del plato principal.

Para conseguir un cerdo asado de manera perfecta hay varios trucos. Uno de ellos es utilizar la parte del cuello del animal (aguja o cabezada), el siguiente elaborar un buen macerado que le de el sabor adecuado y quizás el más importante el emplear una roaster que nos permita una cocción uniforme y adecuada.

Esta receta de cerdo asado al estilo ibicenco es sólo uno de los muchísimos ejemplos que podrás preparar tan sólo a un golpe de horno con ayuda de tu roaster, ¿qué estás esperando?

 Ingredientes (4 personas):

– 1 kg de cerdo de la parte del cuello (mejor con hueso)

– zumo de 2 limones

– sal

– pimienta negra recién molida

– aceite de oliva virgen extra

– manteca de cerdo

– 2 o 3 hojas de laurel

– agua

– brandy (un chorreón, opcional)

Preparación:

  1. La noche anterior, ponemos a macerar la carne con el resto de ingredientes. La proporción de los mismos es un poco según el gusto de cada uno. Para ello, colocamos la carne en la roaster y la salpimentamos generosamente por ambos lados. A continuación, la regamos generosamente con aceite de oliva virgen extraExprimimos los limones y también la regamos con su zumo. Untamos con un poco de manteca ambos lado. Agregamos el laurel, colocándole en alguna incisión de la carne, si no tiene podemos hacerle unas hendiduras con un cuchillo. Por último, añadimos un poco de agua para que no quede tan reseca, si queremos también añadimos un poco de brandy. Los líquidos es mejor añadirlos poco a poco durante la cocción, por eso lo ideal es poner un poco menos al principio e ir agregándolos si hace falta. La carne tiene que quedar bien macerada por ambos lados. La guardamos en la nevera hasta el día siguiente, cubierta con papel de plata o film.
  2. Al día siguiente precalentamos el horno a 180ºC.
  3. Introducimos la carne en el horno precalentado a 180ºC unas dos horas. Conviene ir dándole la vuelta cada cierto tiempo para que se haga bien la carne por ambos lados y absorba sus jugos, lo ideal es ir regando la carne con ellos cada cierto tiempo.
  4. Los últimos quince minutos subimos la temperatura del horno a 200ºC, para que se quede dorada por fuera. Dejamos enfriar.
  5. Servir fría cortada muy fina con la salsa aparte. Puede acompañarse con champiñones salteados con cebolla y la salsa que ha sobrado de su asado apare para cubrirla por encima.