AHORRO EN EL HOGAR

En los tiempos que corren, no está de más cualquier tipo de ahorro, tanto si es económico como ecológico o ambos a la vez. A menudo, sólo con pequeñas acciones cotidianas que no comportan ningún esfuerzo, o retenerse un poco a la hora de gastar según qué productos, se puede conseguir un buen ahorro. Muchas más veces de las que se piensa, lo que no sirve hoy se puede aprovechar mañana, y lo que no se gasta hoy se encuentra al día siguiente.

ELABORAR PATÉ
Si han quedado restos de hígado, pasarlos por la picadora de carne o la batidora, mezclarlos con un poco de mantequilla y sazonarlos con pimienta verde y un chorro de coñac. Gracias a esta receta elaborada con los restos se consigue saborear un paté delicioso.

MOSTAZA SECA
La mostaza que se ha secado dentro del tarro puede volver a aprovecharse si se le añade un poco de aceite, vinagre y un pellizco de sal.

RECUPERAR EL PAN DE AYER
Tanto el pan de molde como los redondos o los panes del día anterior se vuelven frescos y crujientes si se salpican o se untan con agua y, a continuación, se meten en el horno de 8 a 10 minutos a una temperatura de 180 grados.

APROVECHAR EL VINO SOBRANTE
El vino tinto de buena calidad que sobra de un comida se puede congelar en los moldes para cubitos de hielo y aprovecharlo en otra ocasión para refrescar una buena sangría.

PLÁTANOS MUY MADUROS
Los plátanos que han madurado demasiado. aunque presentan un aspecto un tanto desagradable, han quedado muy blandos para comer, siempre se pueden aprovechar para hacer batidos de plátano y leche.

YEMAS SOBRANTES
Las yemas que sobran después de haber roto los huevos por un despiste o por no haberlas utilizado, se pueden guardar en el congelador dentro del molde para cubitos de hielo. Siempre estarán a punto para ser usadas en otra receta.

RALLAR LA CASCARA DE LOS LIMONES Y LAS NARANJAS
Las cáscaras de los limones y las naranjas se pueden utilizar para hacer galletas y pasteles caseros. Solo hay que rallarlas, añadirles un poco de azúcar y guardarlas en la nevera dentro de un tarro hasta que se necesiten.

GEL CON AGUA
Para acabar de aprovecha el poco de gel que queda dentro de un frasco, se le puede añadir un poco de agua y agitar enérgicamente. También se puede añadir un poco de agua en los frascos de los jabones en gel para las manos.

NO SOBRA NI UNA GOTA
Para no tener que tirar el agua o la leche sobrante una vez se ha calentado para tomar, primero medir la cantidad llenando el vaso o la taza que se va a usar y luego verter en la olla sólo esa cantidad.

COSER A TIEMPO
Al más mínimo agujero en una prenda de ropa o un botón un poco flojo, mejor cocerlo cuanto antes, porque el uso y la lavadora pueden hacer más grande el agujero o que se pierda el botón, con lo que la prenda quedara inservible.

MENOS DETERGENTE
Una manera muy fácil de ahorrar dinero y además, contribuir a no contaminar las aguas, es poner menos cantidad de detergente en el lavavajillas y sustituirlo por un chorro de vinagre. Para que la vajilla y los cubiertos no necesiten tanto detergente, se pueden enjuagar simplemente con agua antes de ponerlos dentro del lavaplatos. Ahorrar el detergente en la lavadora también es buena idea, porque las cantidades que se recomiendan en esos productos suelen ser algo excesivas.