LAVAR UN SARTÉN: 5 TRUCOS INDISPENSABLES

¿Sabías que…

Con el paso del tiempo, el uso constante, los pequeños descuidos y el calor, tu sartén empieza a acumular suciedad en la superficie perdiendo sus propiedades antiadherentes? ¡Es hora de aprender a lavar un sartén correctamente!

Cómo lavar un sartén…

Es muy importante que tengas en cuenta la mejor manera de limpiar un sartén para mantenerlo en buen estado. Como bien sabes, es uno de los implementos más útiles en la cocina y, por lo tanto, tiende a deteriorarse rápidamente.

A continuación, te presentamos 5 sencillos trucos para lavar tu sartén cuando contenga residuos de alimentos quemados o difíciles de remover, ponlos en práctica y sentirás la diferencia:

 

  1. Agua y detergente: llena el sartén de agua y un poco de detergente, llévalo a fuego medio hasta que hierva, retíralo del fuego, elimina el agua restante y, con la esponja, remueve las impurezas del antiadherente. Este procedimiento es muy útil para ablandar la grasa de los alimentos y facilitar la limpieza.
  2. Bicarbonato: es un excelente aliado para la limpieza del sartén. Simplemente debes llenar el sartén de agua, llevarlo al fuego y dejar que hierva. Luego añade 2 cucharadas de bicarbonato y deja hervir la mezcla por 10 minutos. Retira el sartén del fuego y remueve los residuos con la esponja. ¡Un truco sencillo pero muy útil para limpiar tus sartenes en casa!
  3. Vinagre: otro de los aliados en la cocina. El procedimiento es bastante similar a los 2 anteriores. Llena el sartén con suficiente agua para cubrir el área que deseas limpiar, vierte media taza de vinagre blanco, déjalo hervir por algunos minutos, retira el contenido del sartén y, luego, lávalo como de costumbre con agua y detergente.
  4. Suavizante: es un truco muy útil para lavar un sartén en caso de que los alimentos sean difíciles de remover. Vierte un poco de suavizante en el sartén junto con suficiente cantidad de agua, déjalo reposar entre 2-3 horas. Una vez transcurrido este lapso de tiempo, enjuaga con abundante agua y detergente.
  5. Sal: este truco, además de mantener limpio tu sartén, sirve para evitar que los alimentos se peguen al antiadherente. Calienta el sartén, agrega 3 cucharadas de sal y espera aproximadamente 3 minutos hasta que ésta obtenga un color oscuro. Retira el sartén del fuego, remueve los residuos de sal y limpia el antiadherente con un paño seco.

Autor: IMUSA