¿COMO USAR UN TELESCOPIO?

Para todos los aficionados a la astronomía pero especialmente para quienes recién están incursionando en la astronomía amateur, o si te han regalado un telescopio y no tienes ni idea de cómo funciona, hoy explicaremos cómo usar un telescopio, siempre hablando de telescopios astronómicos no profesionales para uso de aficionados.

Lo primero que hay que hacer si el telescopio es nuevo es armarlo. Para eso hay que seguir las instrucciones que son distintas según el modelo, una vez montado de la forma correcta identificamos tres controles:

  1. Buscador de estrellas: Se utiliza para buscar objetos en el cielo. El primer ejercicio para aprender a usar un telescopio es alinear el buscador, y se debe comprobar su alineación siempre antes de comenzar una observación.
  2. Ocular: Es por donde se pone el ojo para observar, según el diámetro del ocular podemos tener una mayor o menor ampliación. El ocular se ajusta al porta ocular y puede ser que tenga otros accesorios según la calidad del telescopio.
  3. Foco: En una observación, es fundamental ajustar el foco una vez que se ha centrado el objetivo. Moviendo la perilla del foco se busca mejorar la nitidez de la imagen lo mejor posible.

 

Ahora que conocemos las partes del telescopio y cómo manejarlas, hay que buscar un lugar para empezar a observar el cielo. Siempre es mejor buscar un lugar lejos de las luces de la ciudad, pero si esto no es posible deberíamos encontrar un lugar alto –tal vez la azotea, terraza o balcón- para evitar el reflejo de luces que disminuirá la potencia del telescopio.

Una vez montado sobre el trípode y bien ubicado en donde haremos la observación, se busca un objetivo con el buscador de estrellas moviendo el telescopio y sin mover el trípode. Ya centrado el objetivo, quitamos la tapa de protección del tubo principal, observamos por el ocular y enfocamos.

Una advertencia: Nunca mires el Sol a través del telescopio sin los filtros adecuados, puede dañar seriamente tus ojos.

4 FORMAS DE QUITAR MANCHAS DE VINO TINTO DE LA ALFOMBRA

CON VINAGRE

Seca la mayor cantidad posible de vino tinto de la alfombra con papel toalla o un estropajo. No la restriegues, sino dale golpecitos leves. Si la restriegas, el vino se adentrará más en la alfombra, lo cual garantizará que sea una mancha permanente.

Trabaja de fuera hacia dentro. Así evitarás que la mancha sea más grande de lo que ya es.

Si por algún motivo no tienes sal, papel toalla o un estropajo, echa sal sobre la mancha para que se fije. La podrás aspirar más tarde. La mancha estará ahí, pero desprendida.

Haz una solución limpiadora. Mezcla 1 cucharada (15 g) de líquido lavavajilla, 1 cucharada de vinagre blanco (15 g) y 2 tazas (16 oz) de agua caliente en un tazón. Mézclalo bien para que los tres ingredientes se integren.

Dale golpecitos a la mancha con la mezcla en un estropajo limpio. Luego hazlo con un estropajo seco. Echa la solución de vinagre dándole golpecitos y sécala alternadamente.

Dale golpecitos a la zona con agua fría. Hazlo con otro estropajo limpio. Deberás eliminar todos los residuos de la mezcla anterior. Luego, sécala dándole golpecitos, también. ¡Listo! Si no está listo, prueba la segunda solución, pues es más fuerte.

CON LÍQUIDO LAVAVAJILLAS Y AGUA OXIGENADA

Haz una solución de líquido lavavajilla y agua oxigenada. La cantidad que necesitarás dependerá del tamaño de la mancha. Cuando la hagas, pruébala en algún otro lugar para que estés seguro de que no altere el color. Si no lo altera, prosigue.

Dale golpecitos a la mancha con la solución. Te lo reiteramos, no restriegues: dale toquecitos leves. Y siempre usa un estropajo o la sección de un estropajo limpio. De lo contrario, podrías esparcir más la mancha.

Rocía la mancha con una mezcla de agua fría y unas cuantas gotas de líquido lavavajilla. Si tienes una botella atomizadora, será lo ideal. Luego, de nuevo con un estropajo limpio, dale toquecitos leves una vez más.

Dale los toquecitos con agua a temperatura ambiente. Aunque la mancha desparezca, no querrás que queden residuos jabonosos pegajosos por culpa de la solución limpiadora. Usa un estropajo limpio.

Cubre la mancha con un estropajo limpio. Pon un artículo pesado(o más de uno) sobre el estropajo para que lo que quede de la mancha o solución pase a él. Déjalo ahí varias horas.

Cuando la mancha haya desaparecido, aspira la alfombra para que recupere su aspecto de siempre.

CON BICARBONATO DE SODIO

Seca la mancha lo más que puedas. Entre menos vino tinto tengas que tratar al final, mejor. Eso sí, ¡no restriegues la mancha! Presiónala ligeramente con papel toalla o un estropajo, de modo que pase la mayor cantidad posible de vino de la alfombra al agente absorbente.

Echa un poco de agua fría a la mancha. Así, esta se diluirá y hará que pueda salir más de la alfombra. Sigue secándola (con otro estropajo) hasta que obtengas lo que puedas.

Haz una pasta de 1 parte de bicarbonato de sodio y 3 partes de agua.[1] Mézclala bien y aplícala a la mancha. Asegúrate de aplicarla generosamente por todos los bordes. Déjala secar.

La desventaja de este método es que uno no sabe si la ciencia funcionará. Si no confías en los poderes ácidos del bicarbonato de sodio, podrías usar los métodos 1 o 2, que son un poco más inmediatamente satisfactorios a nivel visual.

Cuando esté seca, aspírala. ¡La mancha habrá desaparecido! Si quedan residuos (que en el mejor de los casos serán mínimos), vuelva a echar un poco de agua fría o un limpiador de alfombra, déjalo secar y aspira una vez más. La alfombra deberá retomar su textura y aspecto de siempre.

CON SAL

Diluya la mancha con un poco de vino blanco. Podría parecer contraproducente (de hecho, en teoría es así), pero echar un poco de vino blanco ayudará a diluir el color.

Si no tienes vino blanco a la mano, puedes omitir este paso. No es obligatorio, solo es útil para propósitos de color.

Humedece una esponja y dale toquecitos a la mancha. Con una esponja con agua fría, dale toquecitos leves a la mancha. Esto absorberá la capa superior y parte del color, no adentrará más la mancha a la tela de la alfombra (si lo haces con delicadeza.

Te lo reiteramos: dale toquecitos leves. No restriegues, frotes, masajees, presiones ni hagas cualquier otra acción que implique fuerza. Solo toquecitos leves. No querrás adentrar más la mancha de lo que ya está.

Echa sal sobre la mancha. Deberás echar sal suficiente para cubrir la mancha y luego echar otra capa encima de llena. Cuando creas haber echado suficiente, echa un poco más, para ser precavido.

Puedes dejarla tal como está o cubrirla con unas cuantas hojas de papel toalla y ponerle encima algún peso. Haz uso de tu criterio y de cualquier material que tengas disponible.

Deja la sal actuar unas 8 horas. Algunos te dirán que estará listo en 10 minutos.[2] Otros te dirán que continúes con tu fiesta (que le des al culpable un vasito de bebé) y preocuparte por la mancha en la mañana.[3] Sea cual sea lo que optes hacer, lo único que necesitarás ahora es una fe ciega y los dioses de la sal. En esencia, es magia.

La sal absorbe el líquido (así como cuando uno come papas fritas y luego quiere una Coca Cola) y la mancha. Por eso, estaba bien echarle vino blanco.

Tira el exceso de sal y aspira la alfombra. ¡Listo! Y pensabas que la sal solo contraía los vasos sanguíneos. Tu alfombra se verá prácticamente nueva. Para quitar los residuos de sal, solo humedece la zona con agua fría y aspira de nuevo para restaurar su textura natural.

Si todavía la zona está manchada, quita los rastros con un quitamanchas o limpiador de alfombra (o cualquier método descrito en los métodos anteriores). Sigue las instrucciones y con una aplicación, se verá como nueva.

Advertencias

Este proceso podría dejar olor a vino en tu alfombra.

Con el método de la sal, corres el riesgo de dejar la mancha fijarse. Algunos consideran que el este método es riesgoso, así que válete de tu criterio.

Referencia: https://es.wikihow.com/quitar-manchas-de-vino-tinto-de-una-alfombra

VINAGRETA DE MANZANA VERDE

Ingredientes

½ taza de zumo de manzana verde (obtenido de una manzana mediana)

¼ taza de zumo de hinojo (obtenido de un hinojo mediano)

1112 cdta de zumo de limón

¼ taza de aceite de oliva

1 cdta de sal

1 cdta de azúcar

Pimienta negra recién molida al gusto

 

 

Preparación

Lavar y trocear la manzana. Colocarla en el tubo de alimentación del Extractor de jugos. Activar el extractor.

Retirar los tallos con hojas del hinojo, lavar y trocear. Colocarlo en el tubo de alimentación. Activar el extractor.

Pelar los limones, cortar a la mitad y colocarlos en el tubo de alimentación. Activar el extractor.

Mezclar en el vaso del extractor los zumos de la manzana, el hinojo, el limón, la sal, el azúcar y la pimienta e ir agregando poco a poco el aceite de oliva. Verificar el sabor.

Usar como aderezo de una fresca y nutritiva Ensaladas.

 

Nota: La combinación del hinojo y la manzana tiene gran poder diurético. La manzana es una fruta que ayuda a la desintoxicación y la diuresis (eliminación de los fármacos por la orina) y facilita la digestión de alimentos ricos en grasas. Por su contenido de pectina, nos ayuda a la motilidad intestinal.

SUSPIRO DE GUANÁBANA CON MERENGUE DE PISCO

Ingredientes

2 latas de leche evaporada

2 latas de leche condensada

3 yemas de huevo

1 cda de esencia de vainilla

½ cda de esencia de guanábana (opcional)

2 guanábanas medianas

4 claras de huevo

1 taza de agua

2 onzas de pisco

1½ taza de azúcar blanca

Ruedas de limón

Palitos de canela

 

Preparación

En la arrocera multiusos con botón de Sofrito, presionar el botón de cocción, colocar la leche condensada con la evaporada, reducir sin dejar de remover con una cuchara de madera hasta que se forme un manjar con tono marrón y se vea el fondo de la olla.

Templar batiendo 3 yemas con un poco del manjar mezclando bien para que no cuajen y volcar a la olla, agregar la esencia de vainilla y la esencia de guanábana, seguir moviendo por unos minutos más, retirar y reservar.

En el vaso de la licuadora con tecnología de motor reversible, colocar la pulpa de las guanábanas y seleccionar función procesador de alimentos, volcar al manjar y refrigerar.

En la batidora de pedestal la velocidad alta, batir las claras frescas con una pizca de sal y agregar el almíbar para el merengue.

Montar en copas, colocar unas ruedas de limón, luego una porción del manjar de guanábana y cubrir con el merengue de pisco, decorar con palitos de canela.

TARTTATIN DE PLÁTANOS CON HELADO DE VAINILLA Y SALSA DE CHOCOLATE

Ingredientes

2 bananas cortada en rodajas

5 cdas de azúcar

1 cdta de canela molida

1 cdta de esencia de vainilla

2 cdas de ron

1 lamina de masa hojaldre

200 g de chocolate amargo en trozos

½ taza de crema de leche

2 cdas de mantequilla suave

 

Preparación

En la Arrocera Multiusos con Botón de Sofrito Oster, presionar el Botón de Sofrito, saltear las bananas con el azúcar hasta caramelizar, agregar la canela, la esencia de vainilla y el ron, dejar evaporar el alcohol y retirar. Reservar.

Cortar la masa hojaldre con un aro de 10 cm de diámetro, pinchar con un tenedor (4 veces), colocar los discos en una bandeja con papel manteca engrasada con spray, llevar al horno en función Hornear a 320°F/160°C por 20 minutos.

Armar las tartas, colocando las rodajas de bananas previamente reservadas sobre los discos de masa.

Para la salsa de chocolate, derretir el chocolate a baño maría, mezclar con la crema y por último incorporar la mantequilla.

Para montar el plato, hacer una cama de salsa de chocolate, colocar una tarta, el tarttatín de banana, otra tarta y terminar con más tarttatín, acompañar con helado de vainilla y hojas de menta para decorar.

TIPS DE CONSERVACIÓN DE ALIMENTOS

Nos gusta consumir los alimentos siempre en óptimas condiciones y sacarles el máximo provecho sin desperdiciarlos. Te compartimos estos útiles tips de conservación de alimentos para que sean de ayuda junto con la empacadora al vació y recipientes herméticos.

  1. Mantén los plátanos frescos por más tiempo, envolviéndolos en plástico.

La razón es muy simple: los plátanos liberan gas etileno, que controla el pardeamiento enzimático y la maduración de la propia fruta y de cualquier otra próxima a ella. Gran parte del gas sale de la región que conecta el plátano con el racimo, conocida como vástago. Al envolverlo, se reduce la velocidad del proceso de maduración y, en consecuencia, la fruta no se estropea tan rápido. El proceso es exactamente el mismo que enrollar papaya en hojas de periódico para que demore más en madurar.

 

  1. Almacena las papas con manzanas para evitar que germinen.

Al igual que los plátanos, las manzanas también liberan gas etileno. Esto hace que algunas frutas maduren más rápido, pero también evita que las patatas broten rápidamente.

 

  1. Mantén los tomates boca abajo.

Cuando se almacena un tomate con el tallo hacia abajo (a temperatura ambiente, no en la nevera), esta posición impide que el aire y la humedad entren por el lugar dónde el fruto fue arrancado al momento de la cosecha. Esto extiende un poco su vida útil.

 

  1. Guarda los limones en el refrigerador para mantenerlos jugosos.

Hay varias formas de almacenar los limones, pero después de probar varias de ellas, un famoso programa de cocina en la televisión estadounidense, llamado America’s Test Kitchen, llegó a la conclusión de que la mejor forma de conservación es almacenarlos en el refrigerador. Esto hace que permanezcan más jugosos.

 

  1. Mantén el pan rebanado a temperatura ambiente, fuera de la nevera.

Parece que cada persona tiene una idea diferente sobre dónde almacenar el pan. La ciencia, sin embargo, sugiere que la mejor manera de ahorrar es a temperatura ambiente, es decir, fuera de la nevera. La razón es que la temperatura más baja de un refrigerador hace que el proceso de deshidratación se produzca más rápidamente. Recuerda que tenemos un recipiente Lock & Lock especial para almacenar el pan.

 

  1. Mantén las frutas más delicadas, como fresas y moras en una sola capa, para mantenerlas frescas.

Parece que la mayoría de las frutas delicadas – por ejemplo, las frutas rojas como las fresas, arándanos o frambuesas – se estropean muy rápidamente, ¿no es así? Una forma de mantenerlas frescas e ideales para el consumo durante más tiempo, es que las almacenes en una sola capa. Es decir, sacarlas de las bandejas en las que se comercializan normalmente (con varias capas de fruta, una encima de la otra) y distribuirlas en una sola capa en un recipiente adecuado. Esto evita que el jugo de la fruta se fugue y perjudique las capas a continuación.

 

  1. Mantén la leche en el estante superior del refrigerador.

Esto es muy simple: en la mayoría de los refrigeradores, la plataforma superior tiene una temperatura más constante, porque ahí es donde está el termómetro. Por lo tanto, lo ideal es que se almacenan en este sitio los productos lácteos – Productos como el queso, la leche, el requesón, mantequilla, etc – , ya que son los alimentos más propensos a echarse a perder si no se mantiene a la temperatura adecuada.

 

  1. Evita que la salsa de guacamole oscurezca añadiendo un poco de agua.

Decidiste hacer una noche mexicana en casa, pero acabaste sobrestimando el hambre de tus invitados y sobró guacamole, una delicatessen típica hecha a base de aguacate. Si lo dejas en la nevera durante la noche, la salsa tiende a presentar un color más marrón en la parte superior. Para evitar esto, agrega una capa delgada de agua sobre ella. El agua es una barrera contra el oxígeno y evita que se oscurezca la salsa.

 

Esperamos que estos consejos te sean útiles y hagan tu vida más práctica.

LAVA TU BAÑO CON TRES INGREDIENTES

Lavar los baños es sin duda una de las actividades de limpieza menos placenteras en el hogar. Por fortuna, hoy te enseñaremos cómo hacer pastillas efervescentes para lavar el inodoro de forma sencilla y práctica, así podrás pasar más tiempo haciendo lo que te gusta y menos tiempo haciendo lo que te toca. ¿Lo mejor? ¡Solo necesitas tres ingredientes!

Ingredientes

1 taza de bicarbonato

1/4 de taza de ácido cítrico

1 cucharada de jabón líquido

Cubeta de hielo

Recipiente con tapa para almacenar

Preparación

En un recipiente de plástico, mezclar el bicarbonato con el ácido cítrico.

A esta mezcla incorporar la cucharada de jabón líquido.

Mezclar bien.

Introducir la mezcla en la cubeta de hielo, retirar cualquier exceso de los bordes de la cubeta.

Dejar secar por cuatro horas o durante la noche. Sacar de las cubetas y almacenar en un recipiente con tapa.

Cuando necesites refrescar tu inodoro solo tendrás que arrojar una de las pastillas en el agua, esta comenzará a burbujear y a limpiar poco a poco tu baño.

¿POR QUE UTILIZAR LAS CACEROLAS VISIONS?

Comience su colección de Visions hoy y experimente una mejor forma de cocinar en casa.

COCCIÓN DE CRISTAL CLARO

Su cerámica de vidrio transparente única hace que sea más fácil monitorear procesos culinarios desafiantes. Dile adiós a los días de hervideros sucios, sopa evaporada y tediosas limpiezas.

HIGIÉNICO Y SALUDABLE

Hecho de material natural, no poroso y no reactivo, VISIONS es el utensilio de cocina perfecto para todos los platos a base de líquidos. No contamina sus existencias y sopas, sin importar cuánto tiempo hierva a fuego lento, vapor o hierva.

VERSÁTIL

Ya sea que esté cocinando a la estufa, horno, microondas, debajo de la parrilla, en el refrigerador o en el lavavajillas, VISIONS es su opción ideal de utensilios de cocina.

EL AHORRO DE ENERGÍA

Con excelentes propiedades de retención de calor, VISIONS permite que los alimentos se cocinen perfectamente en configuraciones más bajas que los platos de cocina habituales, fomentando un menor consumo de energía.

CÓMO MARINAR CARNE DE CERDO

Marinar la carne de cerdo le da sabor y la suaviza. Puedes hacer tu propio adobo o comprar alguno de los que venden ya preparados. Es importante recordar que usualmente los productos para marinar deben contener un ingrediente ácido que suavice la carne, así que asegúrate de incluir ese ingrediente en tu receta si estás haciendo tu propio adobo. En solo unas pocas horas o dejándolo toda la noche, puedes marinar chuletas de cerdo, costillas, o bien trozos de lomo para asar siguiendo estos pasos.

MARINADA DE VINO TINTO PARA CERDO:

  • 60 ml de vino tinto
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo, picados (o sustituto de ajo en polvo)
  • Sal y pimienta
  • 1/4 de cucharadita de salvia seca
  • 1/4 de cucharadita de orégano
  • 1/4 de cucharadita de romero
  • Una pizca de comino molido
  • Chuletas de cerdo

PREPARACIÓN:

Vierte el vino tinto en un tazón. Añade el aceite de oliva y el ajo. Sazona con sal y pimienta. Añade las hierbas y especias. Mézclalo todo junto. Déjalo en un recipiente o bolsa de plástico para alimentos con cremallera. Añade las chuletas de cerdo y déjalas marinar durante 1 a 2 horas. Cocínelas a la Parrilla y listo para servir.

PASTA BOLOGNESA

Vamos a preparar una de la salsa italianas más famosas, la salsa boloñesa. Esta salsa es ideal para cualquier pasta (o incluso para la pizza) aunque se recomienda que sea pasta ancha para que se pegue mejor la salsa, unos macarrones o unos tagliatelle irán perfectos para la salsa bolognesa.

Ingredientes para salsa boloñesa

  • 200 gramos de carne picada (mezcla de cerdo y ternera)
  • 1 zanahoria
  • 1 ajo
  • 1 cebolla
  • 200 gramos de tomate natural o frito 
  • 1 vaso de vino tinto
  • Sal
  • Orégano
  • Cominos

Preparación

  1. En la cacerola sofreímos el ajo y seguidamente agregamos la cebolla y la zanahoria.
  2. Cuando esté sofreído, agregar la carne molida al sofrito. Salpimentamos.
  3. Con la carne a medio hacer, agregamos el vaso de vino tinto y dejamos que se evapore el alcohol. Seguidamente agregamos el tomate (frito o sin freír bien pelado y sin pepitas) y dejamos cocinar durante unos 15 minutos. En este paso agregamos las especias que queramos, te recomendamos el orégano y cominos que le van muy bien. 

Sirve en un PLATO PANDO SQUARE PURE de Corelle, macarrones y añade la salsa bolognesa y disfruta de esta preparación.